Según antiguas leyendas celtas, Tirnanog - La tierra de la eterna juventud,

es una isla mágica donde se puede ser feliz por siempre.


Creando Tirnanog es nuestro intento, casi como un susurro, de contar la vida de artesano.
De puntitas de pie, y sin pedir permiso, inventamos nuestro Tirnanog con lo que hacemos.




Algo bonito para creer...


PD: las fotos con frases que vas a encontrar en nuestro blog, son nuestras. Y pueden usarse para lo que quieras, mientras mantengas nuestra firma.
Valoremos el trabajo de los demás.

Tutorial para principiantes: Mariposas

Como dije en el tutorial anterior: expertos abstenerse! 
La idea es que cualquiera pueda comprar un paquetito de porcelana fría y animarse a modelar. Además de relajante y divertido, es una genial manera de agregarle un detalle personal a un evento, regalo, sorpresa o habitación.
No hace falta ser grandes expertos, ni tener el más mínimo conocimiento. Simplemente sacarse el miedo y probar!
La idea es, justamente, dar ideas!

Separá dos bolitas pequeñitas de porcelana fría teñida del color que quieras (leer al final de la entrada). Estas las hice amarillas, aunque debería haber usado otro color porque casi ni se nota en la foto!

Alargá el extremo un poquito. La técnica, aunque sencilla, la explico. Con tu dedo índice, apoyado sobre una mitad de la bolita, la aplastás un poquito girando el dedo hacia adelante y hacia atrás (como si estuvieras preparando ñoquis!!!).

Después aplastás el cono entre los dedos. Te va a quedar algo como esto:

Con una esteca (si no tenés no importa, podés usar cualquier cubierto de plástico, o un trozo de madera, el metal no porque se puede pegar!) hacés una marca en medio de la zona redondeada... 

...y aplastás un poquito más para separarlo al medio.

¡Te van a quedar corazones!  
Hacés dos de cada color que necesites, porque van a ser las alas de nuestras mariposas...
 y lo dejás secar! por completo!
(esto te puede llevar todo un día, así que mucha paciencia... por lo generla, con la porcelana todo se trata de paciencia más que de técnica).

Entonces...
 tic tac, tic tac...
Ahora sí, hacés una bolita en porcelana. A mi me gusta en blanco para que el color se lo den las alas, pero es cuestión de lo que necesites decorar y la combinación que quieras.

Otra vez volvés a aplastarla con el dedo, girando hacia adelante y hacia atrás, pero alargándola más. 

Y  te va a quedar el cuerpito.

Colocás un poco de cola escolar a la punta de los corazones ya secos

Y la clavás en el cuerpo.
Tené cuidado de que no sobresalgan por abajo.

Hacés lo mismo con la otra alita

Y ya tenés lista tu mariposa! 

 Podés clavar las alitas bien arriba, o bien a los costados para cambiar la estética por completo de la mariposa.

Además, si querés agregarle más detalle, podés decorar el ala a tu gusto. Estando húmeda le podés clavar algún canutillo de colores (siempre con un poquito de cola escolar para que quede fijo). O también podés pintarle lunares o pintitas. Mejor si lo hacés antes de clavarlas al cuerpo así te es mucho más fácil.
También podés dibujarle ojitos. O colocarle dos canutillos pequeñitos negros para hacer los ojos. 
Y por qué no, agregarle unas bolitas de porcelana de otros colores en las alas?

La idea es que... bueno... no digamos "dejes volar tu imaginación" porque sería un chiste tonto!
La idea es que te diviertas, juegues, pruebes, y personalices los objetos que desees.
 Podés hacerles un agujerito en la punta de las alas e incluírla en un collar, arito, o colgante para el celu. 
O podés pegarlas en una base de anillo o prendedor que compres en cualquier mercería (o que recicles de algún modelo viejo que ya no uses!).
Podés decorar una tarjeta casera para agregar a tus regalos. 
Podés pegarla en vasos descartables para tematizar un cumpleaños infantil.
Podés juntar varias de diferentes colores con una tanza y una rama, y preparar un bonito móvil.




Aclaración:
- La porcelana fría puede teñirse con prácticamente cualquier cosa: témpera, acrílicos, colorantes vegetales (los de torta), oleos. Cada uno tiene sus pros y contras, y le va a dar características específicas. Para empezar, te recomiendo que uses el tipo de pintura que tengas en tu casa.
- Si les interesa empezar a modelar, les recomiendo que chusmeen una entrada vieja (muyyyy viejita!) que explica un poco más y da detalles para que mejores tu técnica: Comenzando a modelar.



Duendes trabajando

 Hoy sólo pasamos para mostrar cómo trabajan nuestros duendes!
Y algunos que tienen un gran hobbie...

Un duende matero que encontró el mejor lugar para unos amargos.
El duende lector, que adora leer en el jardín bajo el sol del invierno.

Nuestro guitarrista siempre está dispuesto a tirar unos acordes para hacer la tarde más amena...

Y el duende constructor ya anda proyectando una ampliación.

mientras el duende oficinista se va a trabajar.

El duende cantante pone el alma en su afinación.

Y el duende jardinero está podando el muérdago en invierno.
Mientras el duende actor ensaya Otelo...

El duende pastelero hornea unos cupcake

para que el duende artista termine su obra

Y el duende futbolista ya viajó a la Copa América

el duende pescador espera mojarritas (en una pileta!)

y el duende mandala genera buenas vibras


mientras tanto... el duende computólogo sube todasssss las fotos al blog!
Con esta ayuda, cualquiera trabaja!!!


Un cuento...


Existe un cuento, de entre todos los cuentos que cuentan los abuelos, que dicen que quien lo cuenta puede entrar al reino de las hadas. 
En el momento mismo en que se pronuncian las mágicas palabras “y colorín colorado…” una puerta se dibuja en la pared de la habitación del niño o la niña que escucha el cuento. Es una puerta de madera pesada, como las de antes, y tiene un picaporte de hierro negro en forma de estrella que, con sólo rozarlo, comienza a girar solo. 
Y la puerta hace un chirrido que aturde los oídos. 
Y se abre.
 
Dicen que lo que está del otro lado no se podría explicar ni en millones de cuentos. 
Que el pasto crece en todos los sentidos y existen paredes de un verde limón bien fresco. 
Y el techo se cubre de enredaderas de las que cuelgan las más variadas y extrañas flores: rosas azules con pintitas rojas, margaritas verdes y anaranjadas, jazmines rosados que, mientras invaden de perfume, tararean una canción tan bonita que nunca puedes olvidarla. 
Y en estos cuentos se cuenta que quien descubre ese mágico lugar, puede ser feliz por siempre. Incluso luego de volver a su habitación. 

Y hasta cuando se convierte en adulto no deja de dibujársele la más bonita de las sonrisas en sus mejillas siempre coloradas.
Y se dice también que las hadas nunca lo abandonan, y andan por la vida regalándole pequeños obsequios: abrazos de la persona que quieren, sonrisas a los más tristes, sueños fantásticos a quienes no puede ni dormir. Hasta es fácil distinguir quién ha pisado la tierra de las hadas, porque dicen que se les nota en la cara. 

Y, cuando se van a dormir, les cuentan cuentos a sus hijos y sus nietos y sus sobrinos. 
Y al escuchar ese cuento, ellos también pueden ingresar a ese reino, tan sólo cerrando los ojitos y escuchando las mágicas palabras: 
“y colorín colorado, este cuento se ha terminado”.