Según antiguas leyendas celtas, Tirnanog - La tierra de la eterna juventud,

es una isla mágica donde se puede ser feliz por siempre.


Creando Tirnanog es nuestro intento, casi como un susurro, de contar la vida de artesano.
De puntitas de pie, y sin pedir permiso, inventamos nuestro Tirnanog con lo que hacemos.




Mascaras

Pequeña intro para explicar el por qué de este tutorial de máscaras venecianas en cartapesta:


Hace dos meses nos casamos, como ya sabrán muchos. Y, como además de ser artesanos, queríamos hacer algo distinto, personal, y de paso economizar costos lo más posible, se nos ocurrió entregar, como cotillón, máscaras realizadas por nosotros.
De esta manera, cada invitado a nuestro gran día, iba a poder llevarse algo pensado específicamente para él, hecho por nuestras manos y con todo el amor del mundo (y muuuchooooo tiempo de dedicación!).

Ahora sí, vamos a lo importante: cómo hacerlas!!!... o, por lo menos, cómo las hicimos nosotros.


1) Comprar máscaras base, las más baratas que encuentren, en un cotillón. Fijarse que por ahí hay dos tamaños (hombre y mujer). O sino, asegurarse que la forma sirva para los dos tipos de rostro. Los hombres tienen rostro más grande y, si usamos como molde máscaras sólo de mujer, va a sentirse muy incómoda. Nosotros las conseguimos (hace ya un año) a $6 cada una. Tener en cuenta que van a ser nuestra base, cuántas más máscaras compremos, más cantidad vamos a poder hacer por tanda.

2) Cortar pedazos de papel de diario (tiene que ser con la mano). E ir colocándolos sobre la máscara, pincelando encima con algún material que sirva como pegamento. Yo usé engrudo (harina común y agua), si es así, asegúrense de colocarle un chorrito de vinagre para que, si tarda el secado, no les largue olor a podrido. Sino, también pueden hacerlo con plasticola o cola de carpintero diluída. Regla básica de la cartapesta: no dejar huecos, cada papelito tiene que encimar un poco sobre el otro. Para muchos esto resultará redundante, pero nunca está de más volver a repetirlo.



3) Una vez cubierta toda la máscara, dejar secar. No tarda tanto (salvo que haya mucha humedad, cosa que acá en Buenos Aires suele ser constante). Por día se pueden llegar a dar 2 o 3 manos a cada una.

4) Cuando está seca una mano, volver a repetir el procedimiento de papel y pegamento. En nuestras prácticas, nos resultó muy bien con 3 capas. Con menos se hace muy blandita, y con más se hace tan rígida que no se amolda bien al rostro.

5) Levantar la máscara que hicieron de la base (a mi no se me pegó para nada, pero si tienen miedo pueden ponerle film antes de empezar). Recortarle los bordes con la forma que quieran, marcar los agujeros de los ojos con un cuter. Fijarse que los hombres y las mujeres tienen, por lo general, los ojos a distintas alturas. Cortar el agujero un poco más grande para asegurarse que a todos nuestros invitados les quede bien. En nuestro caso en particular, las máscaras base tenían agujeros muy pequeñitos, por lo que tuvimos que agrandarlos bastante.

6) Este paso es a gusto, pero a mi entender le da una mejor prolijidad. Hacer una última mano de papel y engrudo o pegamento, pero esta vez con papel higiénico o rollo de cocina (el más barato que consigan!). De adentro y de afuera. Y es super importante que recubran los bordes, es decir, colocar medio trozo de papel de frente y darlo vuelta hacia atrás. Así no se notan las capas de papel y parece todo una misma cosa. Si no quieren trabajar tanto, y gastar unos pesos más, pueden colocarle en el borde cualquier tipo de cinta de pasamanería (se compran en mercerías) para darle buena terminación en los bordes.



7) Ahora viene lo divertido: PINTARLAS! De adentro nosotros preferimos hacerlas negras, para que no moleste la visión cuando las tenés puestas. Y pintarlas de afuera. Usamos acrílicos, y tomamos los dos colores de nuestra ambientación para hacer todas las máscaras, y la temática de tréboles y mariposas. Las de mujer fueron naranjas y las de hombre verdes.



8) Decorarlas, si quieren! Usamos pintura en 3D (se compra en cualquier librería) plateada y dorada. También hay de colores. O plasticola con gibré. O brillantina. Pegarles brillitos, strass, medias perlitas, flores de tela, tul, plumas, espejitos... Todo lo que se les ocurra.


9) Colocarles lo que van a usar para atarlas. Nosotros usamos cinta, pegada con pistola encoladora del lado de adentro, y repintada esa parte de negro para que no se note. También pueden pegarla con pegamento universal (tipo poxiran, unipox, etc.) y ponerle un broche hasta que seque. Pueden usar elástico, o simplemente un palito para que se sostenga con la mano como eran las traidicionales máscaras venecianas.

10) Nosotros le dimos una mano de plasticola, sin diluir, de adentro y de afuera, para asegurarnos que con la transpiración, la pintura no manche. Y, además, les dio un brillo genial! Si quieren invertir unos pesos más, y no perder tanto tiempo, sería genial usar laca en aerosol. Darle especial atención a los bordes de cinta que se pegaron del lado de adentro, así aseguramos que no se afloje.

11) El paso más importante: a bailar y festejar toda la noche!!!!!

Y que estas fotos sólo sirvan para que tu imaginación no tenga límites!