Según antiguas leyendas celtas, Tirnanog - La tierra de la eterna juventud,

es una isla mágica donde se puede ser feliz por siempre.


Creando Tirnanog es nuestro intento, casi como un susurro, de contar la vida de artesano.
De puntitas de pie, y sin pedir permiso, inventamos nuestro Tirnanog con lo que hacemos.




Como modelar un rostro

    Antes que nada, tené un rostro a mano (en foto o en una escultura, de ser humano, mujer, duende, lo que quieras!). Separá mentalmente las piezas que conforman el rostro: mentón, labio inferior, labio superior, pómulos, nariz, ojos, párpado, frente, orejas.

     Una vez que tenés definidas las proporciones de las partes que lo conforman, a trabajar! Utilizá una esfera de telgopor para tener mayor estabilidad. Encontrale un punto de apoyo (puede ser dentro de un vaso) para que media esfera te que
de hacia afuera. Recubrí la media esfera con una fina capa de porcelana.

     Luego comenzá a agregarle una a una las piezas que conforman el rostro, teniendo en cuenta que algunas partes van por debajo y otras por arriba. En general, recomiendo que empieces por el mentón y el labio inferior, luego el labio superior, los pómulos, ojos, párpados, y por último la nariz.
      Entonces, tomá un pequeño pedazo de porcelana y dale la forma de triángulo redondeado en su extremo. Colocalo en la base de la media esfera recubierta (si el recubrimiento está blando, no hace falta que lo pegues, sino, agregale una gotita de cola vinílica para unir). Luego que ubiques el mentón, con tus dedos si la cara es gran
de, o con una esteca o palillo redondeado (que no termine en punta) desplazá los bordes del mentón hacia la base de la esfera. De esta manera, el mentón quedará unido y no se notará su añadidura. Si lo sentís un poco duro, humedecé la esteca en agua.

    Así vas agregando cada parte del rostro, el labio inferior, el labio superior que se superponga al labio inferior en su comisura, los pómulos que se superpongan levemente a los labios. Luego colocale los ojos, de muñeco o canutillos, en el lugar correcto y hundilos bien. Agregale párpado inferior y superior. Algo más de porcelana para darle forma a la frente. Y por último la nariz, siempre "cosiendo" las uniones de cada pieza que agregues.

     Recordá que los duendes no son tan proporcionales como los seres humanos, por lo que siempre es divertido jugar con algún rasgo exagerado que pueda tener: una nariz gigantezca, unos cachetes bien caídos, los ojos bien juntitos o super separados.

     Ah... y no te olvides que los duendes viven casi 500 años, así que, una vez terminado todo, marcale cuantas arrugas te surgan: bajo y al costado de los ojos, en el centro de la frente, hoyuelos en su mentón o comisura de los labios, etc.

 




Planeando una boda...

Como ya les contamos en el post anterior... nos casamos!
Faltan aún 9 meses, pero nuestros tiempos son distintos a los tiempos de una pareja normal. Desde los primeros días de diciembre hasta mediados de marzo no podemos dedicarnos nada más que a nuestros duendes, nuestras haditas y nuestro gazebo en Valeria del Mar.
Gajes del oficio que hacen que en julio ande como loca buscando sandalias!!! Es que sí... una novia es una novia aunque sea artesana!!!  
Así que acá estamos, mezclando nuestros pedidos con nuestros preparativos para una boda a pura artesanía!

Y, si nos permiten, queríamos descontracturar un poco todo lo que es "trabajo" con lo que también forma parte de nuestros días, nos llena de magia, papeles y porcelanas, y mucho entusiasmo.

Estuvimos diseñando el libro en el que los invitados van a dejarnos buenos deseos. Hicimos cinco motivos de páginas distintas para que completen. Los cuadritos son: hacer un dibujo nuestro, que deberíamos hacer el uno para que el otro sea feliz, un recuerdo con alguno de los novios, cinco ingredientes para un matrimonio feliz, quién fue el mejor vestido de la fiesta, cuál fue el momento más emotivo...
Así... ayudamos a que la dedicatoria que nos escriban sea más fácil de pensar! Y, de paso, nos entretenemos después al leerlas!

Utilizamos papel reciclado para las hojas. Y los avejentamos con betún de judea y pátina dorada. 
Para la tapa hicimos un scrapbooking (sería algo así como un collage!) con el estilo que vamos a usar en el resto de la ambientación: papel de formio, plumitas, dijes de mariposa y tréboles, una llave, guardas vintage, encaje antiguo, hilo de yute y florcitas de tela.
Todavía nos falta armalo... pero queríamos que fueran viendo cómo estaba quedando!
Espero en estos días ir subiendo las "cositas" que estamos preparando. Como inspiración, o tal vez simplemente para compartir los preparativos que con tanta ansiedad nos deparan!!!

Video rostro de duende


Realizado en Porcelana fría.

Detalles:
La base es una esfera de telgopor.
Para unir las partes se utiliza cola escolar de primera marca.
Los ojos son dos abalorios de acrílico negro (de los que se usan para armar collares). También existen en el mercado ojos ya hechos, se consiguen en negocios de armado de muñecos. O bien pueden realizarse con porcelana blanca y luego pintarlos.
La porcelana fría está previamente teñida con acrílicos (nosotros utilizamos color amarillo y óxido).

Después de un tiempo...

Hola Amigos!

              Estuvimos con muchas ausencias.
Los motivos son muchos, y por suerte siempre lindos!
Les ponemos algunas fotitos de lo que hicimos en estos dos meses de trabajo en el hogar, salvo alguna escapadita al gazebo en Valeria del Mar para ponernos en órbita. 
Unos cuantos y variados pedidos. Leprechauns para San Patricio para el divino negocio de Deep Forest. Atrapasueños para 15 años. Varias haditas que se fueron para Corcovado, Chubut. Variedad de libretitas que hace poquito se tomaron un micro para Córdoba. Y un montón de duendecitos que en esta semana viajan para Málaga. 

Además... por fin terminamos el cuadro que ahora cuelga del living. Un lugar en el bosque que hace años tenemos en nuestras cabezas, en cada cuento que escribimos, en cada sueño de una vida juntos de viejitos... en fin. En nuestra alma. Y después de años de imaginarlo, un mes para idearlo, y quince días de trabajo nocturno... Cuelga ahora de nuestra pared, frente a la mesa donde comemos, trabajamos y donde ahora estoy escribiendo. En unos días les subo las fotos de los procesos.


Ah... casi me olvido! Otra cosa que nos mantuvo entretenidos es... vamos a casarnos!!!! Sii!!!! Por fin después de 9 años de amor, pudimos ponerle fecha. 21 de abril de 2013. Falta mucho aún. Pero, como se imaginarán, planear una boda mágica, original, artesanal y económica... lleva muuucho tiempo de elaboración.

Cada detalle que podamos, será hecho por nosotros.
Así que andamos como locos, diseñando el logo, preparando papeles, flores, etc...
Ya les contaremos!
Gracias por seguir estando, a pesar de las ausencias!
A soñar con los duendecitos......
                                                chau chau

Modelando duende macizo

 Una genial idea de nuestra clienta Vanesa! Un duende gigante, macizo, sosteniendo un pizarrón para decorar su local (y aprovechar el pizarrón para anotar frases, promociones...).

Primer problema: Tenía que medir no menos de 80cm..... mmmm....

Primer paso: pensar! No importa cuántos modelados hayas realizado. Desde el duende más pequeñito hasta el más monstruoso, todos, sin duda, necesitan pensarse. Esto implica, primero, imaginar al ser terminado. Y, segundo, empezar retrocediendo a desarmarlo mentalmente. Cada ser mágico que uno crea es único. Implica desafíos, aventura, coordinación. Y sólo haciendo este primer paso con paciencia hace que el resto de los pasos se resuelvan solos.

Segundo paso: (siempre, definitivamente!) estructura de alambre galvanizado reforzado!
 La planta de los pies la resolvimos con dos rodajas de madera, para que fueran lo más lisas posibles. Esfera de telgopor en la cabeza... y bualá! (no, mentira, todavía no parece ser lo que tendría que ser!!!!)

Toda la estructura, pies, piernas, cuerpo, brazos... todo, lo llenamos con papel de diario bien prensado con cinta de papel. Así le damos volumen y vamos marcando una primera aproximación de forma.

Tercer paso: endurecer!!!
Si existe algo más complicado, molesto y pegajoso de hacer es justamente este paso!


Con papel maché recubrimos toooodoooo el duende. Esto implica: ensuciarse, dejar secar, ensuciarse de nuevo, dejar secar... ensuciarse un poquito más... y así!

Por suerte, en cuanto este paso empieza... viene el másssss lindo!
Cuarto paso: por fin... MODELAR!!!!!
Nosotros utilizamos porcelana fría blanca, sin teñir. Especialmente en trabajos de gran tamaño. El primer motivo es que implica mucha cantidad de masa, y sería todo un inconveniente encontrarse que el color con que uno preparó una pierna no alcanza para la otra. Y el segundo motivo, y el más estético, es que al pintarlo después podés generar muy buenos efectos de luces y sombras.

 Y es en este momento donde  los pasos ya no existen más. Quería ser ordenada, pero me fue imposible. Porque este duende implicaba todo un desafío: colocarle un pizarrón. Y para ello, tuvimos primero que pintar pies, piernas y remera, así el pizarrón después no nos complicaba con ciertas partes que iban a quedar incómodas.

 Entonces sí, una vez colocado el pizarrón, hacer las manos, después las mangas y por último el chaleco.
Aclaración aparte: vieron qué divino pizarrón!!!! Compramos un marco de pino y encargamos el cuadrante de pizarra del tamaño. Y le dimos una pátina imitando las vetas de la madera.

Esta soy yo, modelando el rostro. Tengo que reconocer que por suerte la foto no salió muy luminosa, así no tengo tanta verguenza de admitir que, cuando estoy trabajando, no sólo no tengo nada de fotogénica, sino que mi vestimenta y mi peinado no son de lo mejor.


 Ya está casi terminado. Pintarle la piel, cara y manos. Colocar detalles de luz y sombras en la ropa... Todo antes de agregarle cabello.


Ahora sí! Paso final: Sacarle muuuchaaas fotosss!!!! Porque cada creación es como un pequeño hijo.

El duende de Vanesa (prometo preguntarle qué nombre le puso!).

Cabello de piel sintética. Gorro de alambre. Sombrero en punta con parche de porcelana. Y una carterita en porcelana que le cuelga de costado para guardar las tizas!!!


Ojalá les haya gustado!!!!!!!!

Haciendo temporada

Quién pudiera disfrutar tres meses del mar, las olas y el viento, sucundum, sucundum...

Eso pensábamos, cuatro años atrás, cuando nos embarcamos en la aventura de tener un negocio por temporada.
Por eso la larga ausencia por estos pagos!

Es que trabajar en temporada es así. Como una larga pausa en tu vida. Todo se detiene. Todo se reprograma para marzo.
Y, mientras te bronceas de refilón entre los árboles del paseo comercial donde tenés el local, y cenás a la 1 y pico de la madrugada, y sólo de acordás lo que es la arena porque la quitás de entre los estantes todos los dias. La vida se quedó así, inmóvil.

Mediodías de calor sofocante. Noches super fresquitas que te hacen repetir (como todos los años) que el año que viene tenés que traer más abrigo. Porque las noches en la playa, cuando uno es turista, se sobrellevan con una camperita. Pero cuando estás trabajando, y dormiste mal, y la piel se te pone verde de tanto mate, y pasás horas de aburrimiento y horas de atiborramiento de gente. En esas noches... hace un fresquete!!!

Pero no se crean que nos quejamos, eh? Es hermoso. Tanta gente linda, tantos chicos emocionados por encontrar amiguitos duendes, tantas fotos, y lindas palabras.
Aunque todo tiene su precio. Por ejemplo, acabamos de desarmar el arbolito de navidad!
Es que es así, lo lindo, lo emocionante, lo aburrido, lo distinto, lo original, lo novedoso, todo se entremezcla en un sólo instante de la vida de los comerciantes de verano. A nuestros colegas del calor, qué vida distinta que llevamos, no? Y a los que no, si la vida algún día los lleva por ese camino, no dejen de vivir la experiencia de transladar la oficina a algún rinconcito bajo los pinos, con arena entre los pies y el sol del verano.

PD: como quise explicar... las fotos se las debo! demasiado para hacer y poco tiempo para recordarlo!!!